Ácido sin Ribonucleico

Opinión de mierda

23:10 Wilander Dávila 4 Comentarios Etiqueta:


Me levanto por la mañana y lo primero que hago es escuchar las noticias de mi emisora favorita, esa que está perfectamente alineada con mis convicciones políticas. Luego prendo el televisor y veo las imágenes asociadas a esas noticias que escucho en la radio. La forma en que se presentan las noticias es quasi idéntica, sólo que en la televisión, además, tengo la oportunidad de ver una tertulia protagonizada por una mayoría de adeptos a esa ideología. La cuadratura del círculo se alcanza con la prensa escrita, pero no cualquier periódico, sino aquel que tornea las noticias al gusto de los oídos de sus correligionarios.

Una vez meditada e interiorizada esa información me voy a cualquier red social y leo los comentarios de aquellas personas a las que sigo, todas seleccionadas cuidadosamente por ideología entre el marasmo de criaturas que usan el podio de sus miles de followers para mezclar estupidez con sentimientos de cátedra.

Hordas de personas con poca o ninguna formación se dedican a dar su opinión bajo el prisma de su ideología, pivotando ésta sobre medios de comunicación polarizados que retuercen las noticias al gusto de los cráneos pensantes que les manipulan sin saberlo. Sin olvidar a los historicistas iluminados que explican a través de la Historia, ese ejercicio pseudoculto que hace sangrar los ojos y que pretende tirar del pasado, olvidando contextos socioeconómicos, culturales, evolutivos, religiosos, demográficos, políticos e incluso climáticos.

La política es una ciencia que trata del gobierno y organización de sociedades humanas. No todo el mundo está capacitado para hablar de política, ni mucho menos para ejercerla. Su opinión claro que puede darla, por supuesto, faltaría más, en este país nadie debe estar exento de ese bendito deporte nacional que es el de hablar de lo que no se tiene ni puta idea.

Imagino a muchos de esos superlistos que vierten sus sesudas opiniones políticas en redes sociales tumbados en su sofá en calzoncillos casi rotos, rascándose el culo, teléfono de última gama, y con una olla de pasta con tomate reseco en los bordes haciendo pluf-pluf, porque no saben cocinar otra cosa. Y lo más probable es que les llamen de jurado en la próxima entrega de estrellas Michelín. El estudio no hace falta, porque teniendo Google, Twitter y Facebook automáticamente eres premio Nobel de todo y ya sabes economía, historia, astrofísica, química, taxidermia, matemáticas, etiología, literatura, epistemología, antropología, gobernanza y, como no, POLÍTICA. 

Por favor, atalayas del saber, líderes espirituales de masas de followers, sabihondos, mejores yernos del mundo, amigos del chistecito fácil y de la ironía unidireccional, no dejen de darnos a diario la opinión de mierda.

HUMANO, TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE:

4 comentarios